FRANJAS WEB NOTICIAS.png
Buscar
  • RedGT

Lanzan “Ciencia con Impacto”, que reúne más de 40 casos de éxito de transferencia tecnológica

A través del documento desarrollado por la Red de Gestores Tecnológicos de Chile, se da a conocer la labor de distintas universidades chilenas, quienes mediante proyectos de investigación altamente innovadores han logrado impactar positivamente a sus comunidades.


Calidad de aire para viviendas sociales, agua potable desde el mar, reducción del contagio de Covid-19 para personal de la salud y sensores para la minería, son algunos de los ejemplos de éxito presentes en el compilado Ciencia con Impacto: Casos de transferencia tecnológica de universidades chilenas” desarrollado por la Red de Gestores Tecnológicos de Chile (RedGT), en conjunto a numerosos gestores de Oficinas de Transferencia Tecnológica y Licenciamiento de universidades y Hubs del país, con auspicio de Knowhub.


Propiciar y favorecer la transferencia del conocimiento desde la academia hacia la sociedad es una de las tantas tareas a las que se ha abocado la RedGT desde su creación. En este sentido, el documento que visibiliza los desarrollos tecnológicos gestados en diversos establecimientos de educación superior a partir de proyectos de investigación, tesis de pregrado y postgrado, alianzas con la industria, entre otros, entrega testimonios ilustrativos de cómo estas tecnologías se han puesto al alcance de diversas comunidades y economías locales del país.


Las tecnologías presentes en el informe, que además pasaron por procesos de gestión tecnológica, transferencia y licenciamiento, demuestran empíricamente cómo la ciencia e innovación son claves para el desarrollo de la sociedad. En este escenario, Silvana Becerra, presidenta del Directorio de RedGT, indicó que “lo que se pretende es visibilizar los impactos positivos de la transferencia tecnológica que han liderado las OTLs nacionales y los Hubs, principalmente a nivel nacional, y con sus primeros casos internacionales. Compartimos ejemplos de colaboración con la industria y con comunidades locales y mencionamos cuales son los beneficios para cada uno de los cuerpos sociales”.


Las cifras, por sí solas, no parecen ser suficientes para comprender los resultados de la transferencia tecnológica. Los datos deben complementarse con estudios de casos, como los mostrados en “Ciencia con Impacto”, basados en evidencia que describe sus beneficios.


“Queremos destacar positivamente el trabajo que los investigadores realizan para dar solución a necesidades de comunidades locales, con soluciones globales, que permitirán innovar en distintos lugares del planeta. Esperamos que “Ciencia con Impacto” inspire a los equipos a iniciar o a continuar la colaboración con la sociedad, para impulsar los cambios que nuestro país requiere”, agregó Silvana Becerra.

Por su parte, Carolina Torrealba, subsecretaria de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación indicó que “Quiero agradecer el apoyo de la Red de Gestores Tecnológicos de Chile, a través de este trabajo, en el cual visibilizan distintos casos de transferencia tecnológica y de internacionalización de la ciencia en nuestro país, pero también quiero agradecerles por ser aliados fundamentales durante la creación de esta nueva institucionalidad, de este nuevo ministerio, para que este nazca con un nuevo compromiso de transformar la ciencia en aplicaciones concretas para el bienestar de nuestro país”.


“En el mundo post pandemia que soñamos, el rol del conocimiento es absolutamente central. En ese contexto, la transferencia tecnológica y las empresas de base científica-tecnológica son un vehículo clave para poder transformar el conocimiento científico en soluciones concretas que tengan impacto social y económico, y que también nos ayuden a construir un nuevo guión para nuestro desarrollo, uno más inclusivo, con una menor huella ambiental, un desarrollo más integral” agregó.


Para Fernando Hentzschel, gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, el progreso tecnológico debe traducirse, no solo en fortalecer el desarrollo productivo, sino que en una mejor calidad vida para todos los ciudadanos. En este contexto, Ciencia con Impacto, entrega “una muestra de 40 ejemplos de cómo, gracias a la persistencia de la política de fortalecimiento del ecosistema de emprendimiento tecnológico, hoy contamos con una comunidad científico tecnológico mucho más conectada con las personas y con la necesidad de generar un impacto en su entorno y un sentido de urgencia por volcar las reconocidas capacidades de generación de conocimiento a resolución de problemas que afectan nuestra calidad de vida”.


En esta misma línea, Benjamín Maturana, jefe de la División de Políticas y Articulación del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, señala que “la transferencia tecnológica es clave para que las investigaciones y el desarrollo que hay detrás de algunos proyectos no queden en papel y tengan “impactos reales” en la sociedad, generando nuevos empleos, agregando valor a nuevos productos o servicios de una manera más sustentable y así poder avanzar hacia una economía del conocimiento”.


Problemáticas para el Chile del siglo XXI

Las innovaciones desarrolladas en nuestro país, descritas en el informe, abarcan un amplio abanico de disciplinas y áreas de la ciencia, las que, además, proponen el desafío de enfrentar las problemáticas del siglo XXI. Por ejemplo, la aguda sequía que azota a nuestro país se ha prolongado por más de una década, pero no se han desarrollado soluciones concretas para este conflicto que no sólo es ambiental, sino que también social.


El Dr. Rodrigo Bórquez, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción, lideró un proyecto para obtener agua a partir de aguas de mar, aprovechando el gran potencial que tienen las costas chilenas. La tecnología fue patentada en 2016 y a través de nanofiltración logra obtener agua para uso industrial o de riego; y agua potable para consumo humano.


Otra problemática es un riesgo latente para el país: ¿qué hacer ante un tsunami?, investigadores del Programa Gestión de Riesgo y Resiliencia del Núcleo Científico Tecnológico para el Desarrollo Costero Sustentable, de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), trabajaron en el diseño y evaluación de rutas de evacuación en las comunas de Tomé y Talcahuano. Las investigaciones fueron registradas mediante Derecho de Autor y exitosamente transferidas a ambas comunas para su uso.


“El impacto que tiene la innovación y transferencia tecnológica en la sociedad civil y las comunidades locales es enorme, desde entregar oportunidades más equitativas para el uso de nuevas tecnologías en comunidades locales, pasando por mejorar la calidad de vida como al entregar soluciones de agua potable en medio de la sequía más profunda de la historia de Chile, hasta salvar vidas a través de nuevas formas de diagnóstico de distintas enfermedades”, enfatizó Benjamín Maturana.


Tanto la desalinización del agua de mar, como las rutas de evacuación ante maremotos, son parte de “Ciencia con Impacto”, donde se detallan más de 40 tecnologías desarrolladas a lo largo de todo el país en una valiosa compilación sin precedentes en Chile. Los casos fueron clasificados según su principal área de impacto, tomando como referencia las áreas del conocimiento que plantea la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD) para el análisis de resultados de Investigación y Desarrollo en ciencia y tecnología, como son:

- Ciencias Naturales

- Ingeniería y Tecnología

- Ciencias Médicas y de la Salud

- Ciencias Agrícolas

- Ciencias Sociales

- Humanidades


93 vistas0 comentarios